El naturópata, experto en terapia ortomolecular y máster en medicina china, Vicente Saavedra, ha asegurado que la hiperactividad en los niños se puede tratar con medicina natural, como plantas, vitaminas y aminoácidos, un tipo de tratamiento que evalúa al paciente en su conjunto orgánico.

Este experto ha defendido que este tipo de medicina se centra en la búsqueda de alteraciones orgánicas que repercutan en la conducta neuronal del niño, es decir, en su comportamiento impulsivo y la dificultad que tienen para mantener la atención durante un periodo de tiempo continuado.

Para ello, se le realizan, entre otras, pruebas de intolerancia alimentaria, posibles exposiciones a tóxicos, analíticas de sangre y se comprueba si tienen metales pesados en el cabello o la orina con el objetivo de localizar cuál es la fuente que ocasiona la hiperactividad.

«El diagnóstico sigue siendo la observación del niño, lo que buscas es si hay algo en su organismo que lo está generando», ha explicado el naturópata. «La ventaja de la medicina natural es que evalúa al niño en su conjunto orgánico».

Una vez diagnosticado el paciente, los tratamientos que se pueden aplicar son variables a las circunstancias de cada niño y están basados en elementos naturales o suplementos nutricionales.

«Todo depende del grado de hiperactividad», recalca Vicente Saavedra, «y la complejidad, más que en la elección del tratamiento, está en el diagnóstico».

En el caso de las plantas suele utilizarse el hipérico o el ginkgo biloba, aunque también se pueden recomendar la vitamina B6 o aminoácidos como la tirosina o el triptófano.

«No hay un tratamiento estándar, esto es lo que tiene de bueno la medicina natural, que se adapta a cada paciente», concluye el especialista.